Viernes, 22 Septiembre 2017

V Video

Francisco y el Rey

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

FRANCISCO Y EL REY 

EDITORIAL SEMANAL DEL NOTICIERO DEL MEDIO DIA DE LA EMISORA 104.1

Silvio Valderrama H


Esta semana la agenda noticiosa la ha ocupado la visita del obispo de Roma Francisco I. Aunque a muchos les disguste, sin duda ha sido una semana de cita con la historia por varias razones: es el primer papa latinoamericano de toda la historia católica, es una visita que hace 30 años no teníamos, es la cabeza espiritual visible de un gran número de colombianos y es un jefe de estado de un gobierno que no es propiamente democrático porque se definen así mismos como teocráticos.
He seguido de cerca las intervenciones de Francisco y sus mensajes no dejan títere con cabeza, hay de todo y para todos, es una verdadera miscelánea en la que prima el mensaje de la opción por los vencidos de la historia, por el perdón, por la reconciliación y por la esperanza. Incluso se ha arriesgado a decirnos que no nos dejemos robar la esperanza y demos el primer paso en una clara referencia al temor que sentimos cuando nos tenemos que desprender de lo conocido para ir tras lo desconocido; claramente el papa entiende que lo conocido es la guerra y que vale la pena la esperanza por la paz y para esto ha dicho que no es un tema de aquellos que se creen “pura sangre” y para eso ha reforzado su mensaje diciendo que por las venas de Jesús “corre sangre pagana” en una clara alusión a un Dios encarnado en la historia por fuera de toda pretensión humana de encasillamiento o de elites de aquellos que se creen puros y por eso hay que aceptar la condición de pecadores de todos y de cada uno. No se trata de un mensaje para los demás, se trata de un mensaje para mí y que me reta a la transformación para decir con hechos lo que muchos se desgastan en demostrar con las palabras.
No obstante, se corre el riesgo de que los mensajes de Francisco tengan la misma suerte que las órdenes del Rey de España, cuando este las impartía a sus virreyes y funcionarios de la corona en América. Una cosa ordenaba el rey y otra hacían sus súbditos y a esto se le llamaba el sobreseimiento de la ley: “se obedece, pero no se cumple”, vulgarmente hablando se dice si asintiendo con la cabeza y se hace pistola con los dedos de los pies. Ese es el riesgo que corremos todos los colombianos de todos los credos religiosos porque entre otras cosas el mensaje de Francisco es un mensaje ecuménico que cabe en todas las iglesias, porque es un mensaje de profunda humanidad. 
Apegarse al pasado porque es lo conocido y por la incertidumbre del futuro, entre otras por la mala propaganda que se le ha hecho a ese futuro, por la sobrecarga de decepciones y porque en el fondo sabemos que la conducta de los colombianos es profundamente engañosa, nos pone ante la tentación de permanecer en el pasado en clara consonancia con la conducta de los súbditos del rey de España que otrora repetían con insistencia: “se obedece, pero no se cumple”.
El mensaje papal nos tiene devastados por cuenta de las seguridades a que nos apegamos, aquellos que defienden la impunidad se sienten interpelados, aquellos que apoyan la guerra de la misma manera, quienes defienden el sobreseimiento de la ley se encuentran contra si mismos y por supuesto que cada uno de nosotros nos sentimos desconcertados con su mensaje tan comprometedor, especialmente cuando nos dice que al dar una limosna hay que mirar a los ojos y abrazar a quien la pide y que así tocamos la carne de Cristo, muy duro mensaje especialmente para aquellas iglesias que dicen que la pobreza es un castigo de Dios y que la bendición divina se muestra en la prosperidad, cuando Francisco nos dice que “el diablo entra por el bosillo”, que entra poco a poco hasta capturarnos y ponernos a su servicio,
Después de esta visita cada uno tomamos decidimos si tomar o dejar lo que hayamos captado de su mensaje y a la postre él se regresa y somos nosotros los que quedamos para decidir si damos el primer paso o si preferimos dejarnos robar la esperanza de aquellos que se aferran a mantener las estructuras actuales porque para ellos el futuro es la perpetuación del presente a las costas de la condena y el arrebato de la esperanza para las grandes mayorías.

 
 
 

Dir:

Sede Edificio Curiplaya 1 piso.

Email:

info@104florencia.co

Tel. Master:

+57 436 3737

Tel. Master 2:

+57 436 3989

Tel. Admin:

+57 435 8910

Nube de etiquetas