Miércoles, 23 Agosto 2017

V Video

Corrupción, desarme y petroleo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

CORRUPCION, DESARME Y PETROLEO.
EDITORIAL DE LA SEMANA DEL NOTICIERO DEL MEDIO DIA EN LA EMISORA 104.1
Silvio Valderrama H


En medio de la negociación que se adelantaba en la Habana-Cuba, tuve una intuición relacionada con la finalidad y el interés que cada uno de los intervinientes en la negociación perseguía con esta. En ese momento tenía la sospecha que a ninguno de estos actores interesaba las victimas porque realmente son la cuerda más débil de esta confrontación y por su puesto es por ahí por donde se rompe o se justifica todo el proceso, no obstante que hoy se confirma como lo dejo escrito en mi blog bajo el título: “ENTRE LA PAZ Y LA GUERRA, ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE. EL DILEMA DE LAS VICTIMAS” en el siguiente link http://pensamientopoliticoamazonico.blogspot.com.co/…/entre…

Quienes dirigen el Estado colombiano tienen absolutamente claro que este se encuentra quebrado y que solo se financia a través del crédito externo, pues efectivamente en el presupuesto del año 2018 presentado al Congreso, el servicio de la deuda que no es otra cosa que amortización y pago de intereses, tiene una destinación de más del 40%, lo que significa que escasamente algo más del 50% de todo el presupuesto nacional se tendrá que distribuir en funcionamiento, defensa, educación, salud, deporte, sector agropecuario y ambiental, vivienda y saneamiento básico, muy a pesar de que a partir del 2017 los ciudadanos pagamos más impuestos porque el Congreso amplio la base gravable a más productos e incrementó el IVA del 16% al 19%.

Este panorama lo conoce en prospectiva la dirigencia nacional y requiere por eso con urgencia ampliar los cupos de crédito con la banca multilateral, pero tiene que respaldarlos con las expectativas de extracción de los recursos naturales: petróleo, oro y demás minerales, represas, aprovechamientos forestales (no es otra cosa que la destrucción del bosque a cambio de unas regalías mínimas). Esto significa la flexibilización de la economía a través de la reducción de gravámenes para que empresas foráneas reciban las concesiones y extraigan nuestros recursos naturales a lo largo y ancho del territorio nacional; sin embargo esta opción de fortalecer la economía nacional a través del endeudamiento con las concesiones, era a menudo amenazada por la intervención de las guerrillas, especialmente de las FARC y muchas empresas no encontraron alternativa que retirarse y demandar al 
Estado por incumplimiento.

Era necesario superar el obstáculo de la existencia de resistencias armadas con capacidad beligerante o que a lo mejor encarecían la logística de las empresas, lo que hacía inviable financieramente la actividad económica. Esta a mi juicio fue la razón de peso mayor para avanzar en la negociación del acuerdo con las FARC, sin desconocer que las muertes por el conflicto armado han disminuido significativamente y se han trasladado a asesinatos selectivos por cuenta de bandas delincuenciales.
De otro lado las FARC, con muchos de sus líderes tradicionales ya entrados en años, cansados y sin poder disfrutar el fruto de sus esfuerzos, comprendieron que por la vía armada no era posible alcanzar el poder y frente a esto decidieron buscar una alternativa que ya habían intentado en el pasado a instancias del expresidente Belisario Betancur. Al igual que al gobierno colombiano, a estos tampoco les interesaban las victimas porque ellos se consideran a si mismos victimas e interpretan que es a ellos a quienes se debe amparar y pedir perdón, mas no a los millones de víctimas civiles que no participamos directamente en el conflicto.
En medio de esto llega la firma del acuerdo que le permite a las partes seguir buscando sus propios fines, amparados en los acuerdos o como efecto de estos. El gobierno interviene de manera decidida en las zonas otrora controladas por las FARC para facilitar la explotación de los recursos naturales, a pesar de la resistencia de las comunidades organizadas en varias partes del país, porque además es urgente la búsqueda de recursos frescos para oxigenar la economía que se encuentra en rojo, especialmente en los últimos años por cuenta del crecimiento exagerado de la deuda externa.


La FARC con un acuerdo firmado bajo la observación de la ONU y su consejo de seguridad, con un tratado de rango internacional y sujeto a estas regulaciones, busca avanzar por diferentes medios en su legitimación política, en medio de la crisis monumental de legitimidad que tienen las actuales instituciones por cuenta de la corrupción que poco a poco se hace más evidente y que se consume gradualmente todos los recursos que entren a las arcas del Estado, sin que esto tenga un fondo diferente de conducir a un Estado inviable en el mediano plazo.


Claramente el fenómeno de la corrupción a todos nos toca de manera directa o indirecta y en ese sentido lo que ocurre es una pandemia social que a mi juicio es inherente al modelo democrático de la democracia liberal, pero esa es otra discusión. Para corregir el problema algunos proponen volver a la constitución de 1886 cuando los alcaldes y gobernadores era por decreto como si la corrupción fuera un fenómeno exclusivo de los entes territoriales, pero ya es muy evidente que la mayor parte está en las instancias nacionales y en todas las ramas del poder público; otro proponen una asamblea nacional constituyente, pero serán los mismos electores bajo la misma cultura política quienes tomaran en ultimas la decisión por cuenta del ejercicio de la democracia directa y entonces repetirán los mismos enfermos para curar aquella enfermedad que tiene la economía del país al borde del abismo, en ese sentido la asamblea nacional constituyente cambiaria de protagonistas pero con la misma epistemología del ejercicio del poder como una actividad para rentar, no para servir.


Le viene bien al pueblo que a través de las diferentes organizaciones, de la academia, de los medios, de las iglesias, de los gremios, se establezca una tarea continua y perseverante para la construcción de una cultura política que gradualmente regrese la comprensión de la política y el ejercicio del poder, como una actividad para fortalecer el bien común y para el servicio de la gente, de otra manera, continuaremos en el circulo vicioso y degradiente de la corrupción, cada vez más arraigada y egoísta.

Dir:

Sede Edificio Curiplaya 1 piso.

Email:

info@104florencia.co

Tel. Master:

+57 436 3737

Tel. Master 2:

+57 436 3989

Tel. Admin:

+57 435 8910

Nube de etiquetas